Jesús Lastra, periodista con una dilatada trayectoria profesional que actualmente desempeña el cargo de responsable de la sección de Economía en El Diario Montañés, comparte sus sensaciones tras iniciarse como docente en la asignatura de Metodología Periodística, y comparte su visión acerca del mundo del periodismo y expectativas en cuanto a su futuro.

En primer lugar, Jesús Lastra reconoce que el comienzo de su actividad como docente “es un objetivo cumplido, ya que prácticamente desde que estaba en segundo año de carrera me empezó a llamar la atención el tema de la docencia”, y resalta la importancia que supone “poder transmitir los conocimientos y la experiencia profesional a futuras generaciones”. Precisamente, el periodista destaca la importancia de la experiencia profesional a la hora de aplicarlo a la docencia, y señala que “hoy en día, tras acumular una experiencia profesional durante varios años, creo que puede resultar más útil para los estudiantes”, a lo cual añade que “combinar el conocimiento teórico docente con la actualidad profesional y el día a día es más eficaz para los futuros periodistas”.

Jesús Lastra, durante una de sus clases.
Jesús Lastra, durante una de sus clases.

Uno de los aspectos que más ha llamado la atención de Jesús Lastra es el perfil del equipo docente de CESINE, que apuesta por profesionales en activo, e indica que “mis estudios fueron en un sistema mucho más teórico, con profesores que no estaban tan al pie de la realidad profesional como ocurre aquí”, y considera que “la apuesta de CESINE por el perfil profesional de sus docentes es una de sus grandes fortalezas”.

Al incidir en los recuerdos de su etapa universitaria, el periodista reconoce que “me habría gustado que me aconsejasen adaptar mis estudios y mi formación a las corrientes de cada momento” y tiene muy clara que su metodología docente tendrá una gran base práctica al reconocer que “evidentemente, hay que tener una base teórica para ejercer como profesional de la comunicación, pero hay que trabajar sobre la parte práctica para conocer qué pulso tiene el mercado laboral de la comunicación en este momento, las salidas profesionales que están en boga, las que no…”.

INAUG 10

En cuanto al trato con los estudiantes, Jesús Lastra lo tiene muy claro y comparte que “desde el primer día he dejado claro a los estudiantes que más que alumnos, son colegas de profesión a los que quiero enseñar a ser periodistas” y destaca que su gran intención como profesor es “que aprendan que cuando aterricen en cualquier empresa periodística sepan exactamente lo que tienen que hacer, las rutinas profesionales y a diferenciar lo que es noticia de lo que no lo es”. Además, el periodista añade que “también vamos a trabajar desde un enfoque eminentemente práctico la preparación, elaboración y redacción de los diferentes géneros informativos”.

A la hora de valorar el estado del Periodismo en la actualidad, Jesús Lastra tiene muy claro que “tenemos mucho camino por reconquistar”, aspecto que relaciona con “el proceso de digitalización que atraviesa la sociedad, que nos abre muchas oportunidades al mundo de la comunicación y permitirá que surjan nuevos empleos”. De cara a los próximos años, Jesús Lastra considera que “los medios de comunicación tienen un buen futuro en el salto definitivo del papel a lo digital, que no sólo afecta a la elaboración de la información, sino en el modelo de negocio” y añade que “los periódicos que están consolidados soportarán el formato en papel durante bastante tiempo, pero ya hemos visto que estos últimos meses han supuesto una edad de oro para los formatos digitales y el pago por contenido o suscripciones”.

Su trabajo como responsable de Economía en El Diario Montañés durante el confinamiento “ha sido muy complejo, ya que ha supuesto una vorágine no sólo informativa, ya que los periodistas tenemos límites de todo tipo, y esta situación nos ha cambiado la metodología”, a lo cual añade el periodista que “hemos intentado no perder la perspectiva entre tanta sobreinformación” y además, “contar a la gente lo que estaba ocurriendo y cómo estaba ocurriendo y, sobre todo, explicar qué efecto tiene sobre sus vidas, ya que tenemos que trasladar una realidad compleja a unos lectores para que luego ellos puedan extraer sus propias conclusiones y su interpretación de la realidad”. La clave, tal y como sintetiza Jesús Lastra, ha sido tener muy claro que “la actualidad era muy compleja, por lo tanto, no queríamos complicarla más”.