Marta Barreiro y Leire Crespo, alumnas de tercer curso de Diseño de Moda, han plasmado su inspiración a partir de la estructura de los museos Louvre y Guggenheim, respectivamente, para confeccionar dos diseños plagados de talento, creatividad y destreza

En primer lugar, ambas estudiantes destacan la naturaleza del proyecto al indicar que “tenía como base conceptual la libre elección de un museo para inspirar el diseño”. Leire se decantó por el Museo Guggenheim de Bilbao, concretamente “en las vigas que sustentan el interior de la estructura y también en Puppy, que es el perro hecho de flores que está al lado”.

Por su parte, Marta se decantó por el Louvre de París, y reconoce que “me quise inspirar en varias colecciones expuestas allí y por supuesto, en la pirámide del museo, que es lo más icónico”. 

2

Una vez elegida la inspiración, las alumnas señalan que “teníamos que preparar una investigación y un desarrollo del trabajo”, a lo cual añaden que “tuvimos que realizar una parte creativa en la que hicimos un lookbook en el que experimentábamos con diferentes materiales y técnicas de corte, para hacer una idea concreta de cómo queríamos que fuese nuestro diseño desde un punto de vista más creativo”. 

Una de las claves que destacan tanto Leire como Marta es que “durante este curso estamos trabajando de forma más intensa en la manipulación de los materiales y sobre proyectos más visuales en los que se refleja el aprendizaje de los cursos anteriores”. 

6

Finalizado el proyecto, las alumnas hacen balance del trabajo realizado y reconocen que “hemos gestionado muy bien este proyecto a pesar de que ha resultado un poco estresante, pero ver cómo el diseño final se asemejaba tanto al boceto inicial es muy gratificante”, y también ponen de manifiesto que “ha sido un proceso muy rápido, porque cuando desarrollamos una colección, lo hacemos desde inicio de curso, pero esto ha sido una cuestión de dos meses”. 

Otro de los factores que Leire y Marta ponen en valor es la implicación de Lydia Fernández, diseñadora y profesora de Proyectos de Moda, y aseguran que “estamos encantadas con Lydia, sabemos que nos exige mucho, pero también nos transmite que eso es lo que nos vamos a encontrar en el mercado laboral”, y destacan que la docente «tiene mucha fe en nosotras, porque nos presentaron el proyecto y nos parecía una locura tenerlo en dos meses, pero Lydia estaba muy convencida de que lo íbamos a conseguir”.