Tomás Páramo, reputado influencer que cuenta con más de 150.000 seguidores en Instagram, valora la metodología de CESINE tras retomar sus estudios a través de la modalidad online del Centro Universitario, además de compartir las peculiaridades de su día a día laboral en el mundo de las RRSS.

Tomás Páramo confiesa que su objetivo es "consolidar la situación profesional"./ Instagram: @tomasparamo
Tomás Páramo, con su mujer, María García de Jaime, y su hijo. / Instagram: @tomasparamo

Tomás Páramo explica que su mujer y él fueron ”padres a una edad muy temprana”, por lo que se tuvieron que  incorporar al mercado laboral antes de lo previsto ”En ese momento nuestro hijo y el trabajo nos impidió continuar con nuestros estudios”.

A pesar de la situación, el influencer reconoce que “hay que tener en cuenta que el trabajo en Redes Sociales  lleva mucho tiempo y no te permite establecer una rutina, pero tenía claro que quería seguir estudiando, así que busqué alternativas”.

Tomás Páramo destaca que conoció la metodología online del Centro Universitario gracias a Natalia Coll, antigua alumna de CESINE que, como él, también es influencer. “Me comentó la buena experiencia que tuvo y me recomendó hacerlo”. Además, indica que “cuando llamé para informarme, me gustó mucho la oferta académica y no dudé en  retomar mis estudios en CESINE”.

Sus primeras sensaciones han sido positivas y reconoce que “a raíz de mi experiencia en CESINE, dos amigos más se han animado a cursar un Grado y un Posgrado, respectivamente”.

Tomás Páramo, en Santander. / Instagram: @tomasparamo

Su día a día, tal y como describe “es un poco caótico,  ya que tienes que buscar un orden para conseguir algo rutinario. Nosotros normalmente tenemos un enfoque laboral de lunes a viernes, pero también viernes, sábado y domingo tenemos que generar contenido, ya que vivimos de nuestro contenido personal y la acción publicitaria se realiza en campañas más cerradas en las que todo resulta más establecido”, y destaca que “hay que saber organizarse muy bien, más ahora, que son fechas complicadas con mucho trabajo”.

Aunque resulta complicado establecer una rutina, el influencer explica que “de lunes a viernes, después de dejar a nuestro hijo en el Colegio, nos organizamos y también procuramos realizar algo de deporte, porque tenemos que cuidar nuestra imagen, y a partir de ahí, planificamos las reuniones y los shooting de los rodajes y generar nuestro propio contenido con nuestro fotógrafo”.

A la hora de valorar la realidad de su profesión, Tomás Páramo tiene muy claro que “tus seguidores te siguen por ti, no por lo que anuncies” y reconoce que “desde fuera se tiende a pensar que no hay ningún trabajo detrás, pero nada más lejos de la realidad, todo está estudiado, medido y meditado para ofrecer contenido de interés a tu audiencia. Igual que lo hacen los medios de comunicación.. Si a las marcas les resultas interesante es porque hay negocio detrás, no deja de ser otra forma de hacer publicidad, sólo que con un enfoque  más personal”. 

Para terminar, Tomás Páramo comparte sus próximos proyectos y señala que “el objetivo laboral es el de consolidar la situación, y además, en febrero se va a lanzar una cápsula de tres prendas con mi nombre. También estoy escribiendo un libro con mi mujer en el que narramos nuestra historia, de hecho, acabamos de terminar los primeros capítulos, y en verano lanzamos nuestra primera colección de una marca de ropa juntos”.