La internacionalización de las empresas es un aspecto a tener muy en cuenta para fortalecer su posición y abrir nuevos canales para su crecimiento. Sin embargo, dicha internacionalización debe realizarse tras un profundo estudio de las fortalezas y debilidades de la compañía, junto con las oportunidades y amenazas que surjan del análisis del mercado-entorno. Tal y como indica el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX), estas deben ser la base para poder realizar el diagnóstico de la empresa y definir los objetivos y estrategias de su plan de internacionalización.

En esta misma línea, Ignacio Abaitua, profesor de CESINE y European Projects Manager en SODERCAN, opina que “la internacionalización no puede ser una salida a una mala situación empresarial ni un objetivo a corto plazo. Debe realizarse un concienzudo estudio previo y plantearse objetivos a medio y largo plazo”, explica.

Ignacio Abaitua fue elegido por los alumnos como el Mejor Profesor del Grado en ADE de 2017.

Para Abaitua, lo más importante de entre lo que traslada a los alumnos de CESINE, es “que tengan claro que para poder crear una empresa con presencia internacional hace falta trabajar mucho y hacer un análisis exhaustivo de tu empresa y tu entorno.” Según el profesor de CESINE, “nada es espontáneo, todo éxito tiene un gran trabajo detrás”.

Un grupo de estudiantes de CESINE tras su experiencia conociendo el New York Times.

En las clases de CESINE, los estudiantes son internacionales, provenientes de competitivas universidades de Europa y Asia principalmente, por lo que comparten sus conocimientos y métodos de trabajo a la hora de realizar un proyecto de internacionalización de empresa.

Así mismo, los estudiantes de los Grados y Posgrados de CESINE tienen la oportunidad de realizar períodos totalmente becados de formación en países como Estados Unidos y China, donde, entre otros, y pueden conocer la forma de trabajar de reconocidas empresas en un entorno internacional.

Por tanto, para desarrollar el salto internacional de una empresa, se deben tener en cuenta:

  • Fortalezas: Capacidades, recursos, posiciones alcanzadas, ventajas competitivas que posee la empresa y que le ayudarán a aprovechar las oportunidades del mercado.
  • Debilidades: Todos aquellos aspectos que limitan o reducen la capacidad de desarrollo de la empresa. Constituyen dificultades para la organización y deben, por tanto, ser controladas y superadas.
  • Amenazas: Fuerzas y presiones del mercado que pueden impedir o dificultar el crecimiento de la empresa, la ejecución de una estrategia, reducir su eficacia o incrementar los riesgos en relación con el entorno y sector de actividad.
  • Oportunidades: Los aspectos que puedan representar una posibilidad para mejorar la rentabilidad de la empresa, aumentar su cifra de negocio y fortalecer su ventaja competitiva de una manera sostenible.