Míriam Ruiz, diseñadora de moda y profesora de la asignatura Alta Costura, del Grado Oficial en Diseño de Moda, comparte su experiencia como docente.

La docente define las líneas de lo que se considera Alta Costura, y señala que “son prendas exclusivas realizadas a la medida de cada clienta, trabajadas de forma artesanal, con materiales nobles y exclusivos, que implican mucho trabajo y atención a cada detalle”, a lo cual añade que “son piezas únicas, confeccionadas a medida”. Un proceso de creación que según ella implica una “cercanía con la clienta, y el conocer y adaptarse a cada persona”. 

Dentro del aula, Míriam Díaz trata de inspirar a sus estudiantes y trasladarles todo su conocimiento y experiencia en el sector, “enfoco mi asignatura transmitiendo el valor del proceso, tanto de construcción como en la importancia de cada detalle. También tratamos la investigación y experimentación que hay detrás de cada trabajo, para lograr el resultado que se busca”.

miriam_ruiz_002-763x532

A la hora de valorar las competencias que transmite a los estudiantes, Míriam destaca que “lo importante es que dominen todas las herramientas necesarias desenvolverse a nivel profesional, que conozcan los recursos para resolver sus futuros proyectos y desarrollen confianza en sus capacidades para afrontar cada reto”. Así mismo resalta la importancia de “la motivación por seguir aprendiendo y experimentando con diferentes materiales, medios, tejidos y aplicaciones, para enriquecer sus proyectos y abrir nuevas vías de trabajo y exploración”.

Las propuestas recibieron muy buena reacción por parte de los profesionales de la Moda.

La crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19 ha generado que toda la actividad académica de CESINE se traslade a su metodología online, aspecto sobre el cual Míriam Díaz indica que “es muy gratificante ver cómo se implican y sentirlos tan cerca a pesar de las circunstancias hagan que estén lejos”.

Esta situación temporal ha generado un entorno diferente al que se respira en el aula presencial, pero según Miriam, también tiene ventajas “al impartir las clases por medio de videoconferencias, permite que mis alumnos puedan ir a su ritmo, ya que pueden parar, volver y repetir la clase virtual, según sus necesidades, tantas veces como quieran”.