Alberto Aparicio, reputado periodista cántabro con casi 30 años de trayectoria en el sector, comparte su experiencia como profesor de Periodismo Deportivo y analiza la situación actual de la profesión, sus sensaciones como docente y las claves para que sus estudiantes puedan triunfar en la comunicación.

Hablar de periodismo con Alberto Aparicio es sinónimo de pasión, devoción y un sinfín de anécdotas que siempre desembocan en un mismo puerto, el amor por su profesión. Tal y como reconoce él mismo, ha logrado ser lo que siempre soñó, “ser periodista”.

A la hora de señalar los motivos que le impulsaron a estudiar periodismo, Alberto Aparicio lo tiene muy claro y asegura que “era mi sueño desde muy pequeño” y comparte sus recuerdos en los que “iba a los Campos de Sport a ver al Racing y yo me sentaba con mi abuelo en una de las curvas, y siempre le preguntaba que cuándo podría estar yo en las cabinas que veíamos frente a nosotros. Él se enfadaba porque quería que viera el fútbol, pero a mí me llamaba más el micrófono y a llegar a casa, cogía el palo de la escoba y me ponía a narrar partidos imaginarios, algo que sigo haciendo, por cierto”.

Sus inicios profesionales fueron en Bilbao, concretamente en un semanario deportivo en el cual, el docente se encargaba de realizar crónicas de partidos de baloncesto en categoría senior, una experiencia que Alberto compaginaba con el arbitraje, y tal y como reconoce entre risas, “siempre me pedía hacer las crónicas de los partidos que arbitraba, hacía la fotografía en el descanso y escribía tras el partido. Por supuesto, el árbitro siempre tenía una destacada actuación”.

Tras esa experiencia, comenzó su andadura en TeleSantander, que fue la primera televisión local de Cantabria y formó equipo con profesionales de la talla de Mónica Cadelo,Tino Cueto y Yolanda Seco. Poco después, tuvo la oportunidad de colaborar en Radio Santander – Cadena SER.

Después de encadenar varias experiencias laborales como corresponsal en el Diario AS, El País, Antena 3 y Canal Plus, entre otros medios de comunicación, trabajó en El Diario Montañés y también fue Jefe de Prensa de la Federación Cántabra de Fútbol, así como de la de Ciclismo, hasta que en el año 2001 comenzó a trabajar en el Departamento de Prensa del Racing de Santander. Durante doce años estuvo vinculado al club cántabro, y tras su salida, se encargó de la gestión de la comunicación del piloto Chus Puras y actualmente acumula más de tres años en el Grupo Teiba.

Precisamente, al hacer balance de su amplia trayectoria, el docente destaca muchos momentos importantes y afirma que “en cada sitio he aprendido porque tuve grandes maestros por el camino. En la radio  me quedaría con mi primera narración del Racing y con el momento en el que canté el gol 50.000 de Primera División a nivel nacional. En la experiencia televisiva me quedo con lo que tuvimos que improvisar en TeleSantander para sacarla adelante. En el periódico, con el reportaje que escribí para El País, contando cómo vivió la familia de Óscar Freire su Mundial. En el Racing, si me lo permites, me quedo con lo bueno: el ascenso a Primera (2002) y el primer partido de la UEFA, en Helsinki. Reconozco que en ese momento me acordé de mi abuelo y lloré”.

Después de acumular 27 años en todas las facetas de la comunicación y el periodismo, Alberto Aparicio se ha sumado al mundo docente para impartir Periodismo Deportivo, un aspecto que reconoce como “una responsabilidad” y asegura que “doy un valor máximo a quien se dedica a enseñar, porque la transferencia del conocimiento es fundamental, por eso, intento que las clases no se conviertan en una chapa teórica, sino que sirvan para que todos y todas aprendan y, además, se diviertan y aprendan a amar esta profesión”.

Uno de los factores que más valora de la docencia es el hecho de “ver a los estudiantes implicarse en las clases y ver sus caras cuando realizamos alguna videoconferencia o pongo un vídeo de alguien a quien reconocen”, a lo cual añade que “intento ayudarles para que puedan realizar de la mejor forma posible la profesión dura, pero apasionante, que han elegido”.

Precisamente, Alberto Aparicio reconoce que una de las claves que marcan su metodología en el aula es la experiencia, ya que “por encima de la parte teórica, que la tienen disponible en el Campus Virtual, yo lo explico con anécdotas y ejemplos que me han ocurrido para que comprueben por qué se hace de una forma y no de otra”, y también señala que “es importante haber pasado por todos los medios de comunicación y formatos para poder dar respuesta a todas sus dudas”.

Su objetivo, tal y como asegura, es que “cuando termine la asignatura, los estudiantes se puedan poner delante de una página en blanco, un micrófono o una cámara de televisión, sin que les tiemblen las canillas; que les temblarán siempre, pero por responsabilidad, no por miedo”, y también destaca que “la idea es que terminen sabiendo hacer una previa, un artículo o una crónica deportiva, en cualquier periódico; haciendo a la perfección un programa deportivo en una radio generalista o temática; que no piensen en quién está al otro lado de la pantalla, sino que lo hagan de forma natural, porque lo dominan”.

A pesar de que sólo han transcurrido unas semanas desde que se inauguró el curso, Alberto Aparicio destaca que “estamos teniendo aportaciones de un montón de amigos, periodistas de altísimo nivel, que llevan muchísimos años ejerciendo esta profesión a nivel nacional, a los que doy las gracias por ayudarme a trasladar sus experiencias y consejos a los alumnos que serán -para mi son ya- los periodistas del hoy y del mañana”.

_V4K0133